miércoles, 27 de abril de 2016

ZIPAL Santa Cruz Bolivia









La Casa Municipal de Cultura acoge la muestra colectiva de arte gráfico ZIPAL que explora y difunde los alcances de las artes y las técnicas secas, como son el dibujo, el grabado, los pasteles y demás técnicas mixtas bidimensionales. La exposición reúne trabajos de 19 artistas nacionales e internacionales, quienes fueron convocados por el Museo de Arte Contemporáneo, bajo la dirección de Eduardo Ribera.
Zipal resalta los trabajos de los artistas participantes, generando una plataforma para disfrutar de una amplia gama de las técnicas secas (lápiz, carboncillo, pastel, entre otros), informó Ribera.

Participantes


PRENSA 


martes, 15 de marzo de 2016

Alicia reina de Corazones en la Galería Sicart Barcelona España



ALEJANDRA ALARCÓN
Alicia, reina de Cors


ALEJANDRA ALARCÓN. Alicia y el espejo.  2016. Acuarela sobre papel. 35 x 50 cm.

ALEJANDRA ALARCÓN
Alicia, reina de Cors.

Alícia, Reina de Cors, és la tercera exposició individual d'Alejandra Alarcón (Cochabamba, Bolívia. 1.976) a la Galeria Sicart, després Fagia (2009) i La distancia adecuada (2011). Formada per aquarel·les sobre paper i un vídeo, l'artista aprofita, un cop més, la delicadesa de l'aquarel·la per tensar l'espectador amb la subversió dels significats aportats pel mite d'Alicia, així com en anteriors treballs seus ho va fer dels contes infantils, de les relacions familiars i de parella.
"Alícia és resistència i contradicció. La nena díscola que es nega a entrar en el marc, la imatge que cau pel cau del Conill Blanc. Un signe a través del qual poder parlar de la pròpia representació.
Alejandra Alarcón em va preguntar una nit d'estiu què significava Alícia per a mi. Li vaig contestar que una possibilitat de veritat. Travessar el mirall i submergir-se en L'ALTRA fosca. Trobar-se amb tot allò que no s'admet ser. Cap per avall, amb la sang al cap i el cor als llavis, veus per primera vegada el món com veritablement és? Contra el mirall trobes desesperació i Reines de Cors.
I després hi ha els jocs -el criquet, els escacs. Perquè cal entendre el sistema per poder donar-li la volta. Cal sumir-se en el caos per així desmuntar el primer joc de tots, el llenguatge.
Llavors, el miracle. Alarcón aconsegueix posar-ho tot del revés amb les seves imatges. Les seves  Alícies, obertes totes elles en canal, reconciliades amb si mateixes, són les generadores del seu propi sentit (o sense sentit). Alejandra li dóna un nou significat a caure pel cau. La seva heroïna flota. Suspesa sobre ella, convida a ser-ho tot des de l'abisme d'una mateixa. Empeny a renéixer.
En aquest abisme que no acaba, el Conill Blanc li torna a Alicia una imatge: la mirada buida de qui sap que tot és mentida. Res acaba quan despertes. Mentrestant, la Reina de Cors ha abandonat el seu ceptre. No hi ha reflex. Només sang. El suau degoteig del temps roda cama avall i tenyeix el present de vermell. La primera cicatriu batega sota els seus dits. Totes les Alícies criden.
Totes les Alícies creixen. "
Elisa McCausland, periodista, crítica i investigadora especialitzada en cultura popular.

Aquesta exposició s'emmarca en la Bienal Miradas de Mujeres  2016 que organitza la Asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV).
 Inauguració: 19/03/16, 19 h.
19/03/16 - 14/05/16
-- 

ALEJANDRA ALARCÓN. El corazón de Alicia. 2016. Acuarela sobre papel. 55 x 77 cm.



ALEJANDRA ALARCÓN
Alicia, reina de Corazones

Alicia, Reina de Corazones, es la tercera exposición individual de Alejandra Alarcón (Cochabamba, Bolivia. 1.976) en la Galeria Sicart, tras Fagia (2009) y La distancia adecuada (2011). Formada por acuarelas  sobre papel y un video, la artista aprovecha, una vez más, la delicadeza de la acuarela para tensionar al espectador con la subversión de los significados aportados por el mito de Alicia, así como en anteriores trabajos suyos lo hizo de los cuentos infantiles, de las relaciones familiares y de pareja.

“Alicia es resistencia y contradicción. La niña díscola que se niega a entrar en el marco, la imagen que cae por la madriguera del Conejo Blanco. Un signo a través del cual poder hablar de la propia representación.
 Alejandra Alarcón me preguntó una noche de verano qué significaba Alicia para mí. Le contesté que una posibilidad de verdad. Atravesar el espejo y sumergirse en LA OTRA oscura. Encontrarse con todo aquello que no se admite ser. Boca abajo, con la sangre en la cabeza y el corazón en los labios, ¿ves por primera vez el mundo como verdaderamente es? Contra el espejo encuentras desesperación y Reinas de Corazones.
 Y luego están los juegos -el cricket, el ajedrez. Porque hay que entender el sistema para poder darle la vuelta. Hay que sumirse en el caos para así desmontar el primer juego de todos, el lenguaje.
 Entonces, el milagro. Alarcón logra ponerlo todo del revés con sus imágenes. Sus Alicias, abiertas todas ellas en canal, reconciliadas consigo mismas, son las generadoras de su propio sentido (o sinsentido). Alejandra le da un nuevo significado a caer por la madriguera. Su heroína flota. Suspendida sobre sí, invita a serlo todo desde el abismo de una misma. Empuja a renacer.
 En ese abismo que no acaba, el Conejo Blanco le devuelve a Alicia una imagen: la mirada hueca de quien sabe que todo es mentira. Nada acaba cuando despiertas. Mientras, la Reina de Corazones ha abandonado su cetro. No hay reflejo. Solo sangre. El suave goteo del tiempo rueda pierna abajo y tiñe el presente de rojo. La primera cicatriz palpita bajos sus dedos. Todas las Alicias gritan.
 Todas las Alicias crecen.”

Elisa McCausland, periodista, crítica e investigadora especializada en cultura popular.
 Esta exposición se enmarca en la Bienal Miradas de Mujeres 2016 que organiza la Asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV).
Inauguración: 19/03/2016, 19 h.

19/03/16 – 14/05/16.



ALEJANDRA ALARCÓN. El corazón de Alicia.  2016. Acuarela sobre papel. 55 x 77 cm.


sábado, 20 de febrero de 2016

viernes, 22 de enero de 2016

LA MUJER NO EXISTE Centro Simón I.Patiño santa Cruz Bolivia



“​L​A ​M​UJER NO EXISTE” "Language does not represent states of affairs, and measurements do not represent measurement­independent states of being" K.Barad “El lenguaje no representa el estado de las cosas, y las mediciones no representan mediciones­independientes del estado del ser” K. Barad Ser mujer ¿es un hecho natural o cultural…? Para Freud hablar de pulsión es hablar de un objeto perdido, de un fantasma. Esa anhelada completud que todo ser humano “desea” encontrar y que es inexistente y nunca se satisface. Los animales “necesitan” y los seres humanos “desean”. Hablar de La Mujer es hablar de un objeto perdido. Jaques Lacan en su seminario de 1972­1973 habla sobre la inexistencia de La Mujer como esa fantasía infantil completante, de una verdad universal que no existe. Y el cuestionamiento no está en el sustantivo “mujer” sino en el artículo definido “La” que tanto en francés como en español indica universalidad. No se puede hablar de La Mujer como una totalidad así como no se puede hablar de una sola verdad. La Mujer con mayúsculas no existe. Existen una por una. Ahora ¿que es ser mujer? ¿Como devenimos más allá de poseer una vagina? Como diría Freud “en el ser humano nada es “natural”. Los humanos estamos mediados por el lenguaje, somos materia activada por la palabra y para devenir en sujetos nos debemos a la mirada (representación) del otro. Judith Butler, filósofa y feminista, se pregunta: ¿Es el travesti una imitación de género, o dramatiza los gestos significantes por los cuales el género se establece así mismo? ¿Ser hembra constituye un “hecho natural” o una performance cultural, o es la “naturalidad” constituida a través de actos performativos constreñidos discursivamente que produce el cuerpo a través y dentro de las categorías del sexo? La teoría post­humanista desarrollada por la física teorica Karen Barad (Posthumanist Performativity: Toward an Understanding of How Matter Comes to Matter) propone un cambio en cómo entendemos el devenir del sujeto y el universo mismo desde la performatividad que cambia el foco desde una representación lingüística a las prácticas discursivas. El sujeto performativo, a diferencia del sujeto representacionalista que se activa desde el lenguaje y la mirada del otro, deviene como un todo a través de la performatividad. Las unidades semánticas primarias no son las “palabras” si no practicas materia­discursivas por las cuales los límites se constituyen. Sujeto y objeto no pre­existen como tales sino que devienen juntos. Por lo tanto el género ya no es entendido como un atributo inherente del sujeto, si no que es un hacer reiterativo por el cual el sujeto es constituido. Entonces volviendo a los cuestionamientos iniciales de este texto: Ser mujer ¿es un hecho natural o cultural…? podríamos responder que no es ninguno de los dos, el ser humano no es ni natural ni cultural, es la relación intra­activa de ambos. Como diría Barad: Los “humanos” no son causa ni efecto, son parte del universo en su ilimitado devenir”. Por lo tanto La Mujer no existe . Estamos existiendo en la medida en que somos materia discursiva que produce objetos discursivos y a través de esta intra­relación podemos devenir en sujetos. Y desde esta reflexión es que se convoca a ciertas mujeres a reflexionar sobre sí mismas, sobre quienes vienen siendo como materia discursiva a través de sus propias prácticas performativas (fotografía, danza, dibujo, instalación, pintura, performance, video, etc). El objetivo es generar de la exposición colectiva un espacio discursivo en torno a la identidad como un hacer constante a través del cual nos legitimamos como “sujetos” más allá de las palabras, un poco más desde la carne, desde las vísceras, desde lo más real y más honesto de nuestro “ser”. Lesly Moyano